Charlas motivacionales.

Comencé las charlas a solicitud de profesionales del área social y educacional que conocieron mi historia de vida y me pidieron que lo contara a grupos de estudiantes y familiares o personas con discapacidad. Así fue como empecé en equipos de Voluntariado, Escuelas, Universidades y empresas.

Disfruto mucho contándoles a las personas cómo fue que de un emprendimiento gastronómico salté a un Kayak, lo que para mi familia y amigos era incomprensible: “Antes de que empezara a dedicarle tiempo remar puse en venta mi local porque estaba un bastante aburrido de la rutina diaria y el lugar donde estaba mi negocio, ahí llegó un matrimonio jovencito y entre otras cosas me preguntó porque quería vender mi empresa. Sin pensar ni titubear les dije: me quiero comprar un Kayak porque voy a cambiar mi forma de vida. Mi polola, que ese día estaba presente en el restaurant me dijo en tono de llamado de atención: Franco no digas que te quieres comprar un kayak, que va a pensar la gente… que estás loco!

…y sí, creo que medio loco hay que estar… Porque es la locura y el amor la que muchas veces nos mueve y nos motiva a hacer cosas que el miedo o la vergüenza no nos permite.